Reclamación de carga Ayuda directa de Pokerstars

Como se ha visto en todo el mundo, el juego de póquer en línea ha sido objeto de muchas críticas. Los escépticos afirman que el juego es demasiado difícil y que los jugadores inexpertos se aprovechan del sistema. Sin embargo, para aquellos que se toman el póker en serio, el conocimiento del juego es muy esencial. Si la jugadora se toma el póker en serio, no sufrirá sugerencias ociosas; se ocupará de lo que es útil y se adherirá a lo que es rentable. La jugadora inteligente sabe que siempre tendrá éxito si se toma el tiempo para aprender, incluso cuando está sentada en una cueva.

Uno de los juegos en línea que ha recibido mucha atención es el del póquer en línea. El juego es todavía lo suficientemente nuevo como para que las reglas se sigan explorando. El hecho de que la gente pueda ganar y perder con la misma mano del mismo crupier demuestra que la posibilidad de hacer trampas sigue siendo una amenaza.

Sin embargo, el póquer en línea ha bloqueado las antiguas formas de hacer trampa. El jugador puede ahora evitar el alboroto y estudiar en profundidad todas y cada una de las manos repartidas. Puede analizar las probabilidades de la mano dada y decidir que quiere estar en la mano con la mejor mano. Esto le da la mayor ventaja sobre los demás jugadores. Además, no está bloqueada por las inmensas probabilidades que hacen que muchas manos sean imposibles de ganar.

Juega todas las manos

El jugador inteligente no “juega todas las manos” y el jugador inteligente sabe que si juega sólo una o dos manos en el mejor de los casos, sus resultados serán muy pobres. La jugadora no ganará todas las manos de póquer que se repartan, pero si tiene las cartas adecuadas en el orden correcto, la jugadora inteligente puede y ganará grandes botes.

Esta es la razón por la que no hay muchos jugadores muy buenos en el mundo del póquer. Muy pocos jugadores son capaces de coger las cartas que hay por ahí y dejarlas caer sobre la mesa. Piénsalo. Se requiere fuerza y habilidad para ser un jugador de póker y tener esas cartas sólo se da de una manera. Cualquiera puede tener la capacidad de coger las cartas de otro jugador y mantenerlas.

Si te tomas en serio lo de ser un jugador de póker sólido, lo primero que debes hacer es aprender absolutamente todo lo que puedas sobre el juego. Puedes hacerlo leyendo libros, practicando y analizando. No, no tienes que jugar en el mundo real, porque nunca tendrás acceso a jugadores profesionales. Sin embargo, sí necesitas estudiar.

Sé inteligente y aparecerás de vez en cuando. Puede que incluso te pillen de farol de vez en cuando, pero tendrás otros trucos bajo la manga. Sin embargo, el elemento del bankroll y la habilidad del juego son los fundamentos que debes aprender sin muchos problemas. Una vez que los domines, podrás jugar al póker con fuerza y sin preocuparte de que nadie te atropelle. Pero, hasta entonces, tendrás que tener mucho cuidado, especialmente cuando hagas un farol.

Más que nada, tendrá que comprobar las probabilidades de una mano determinada para saber cuándo jugar su mano o no. Esta es una habilidad que todos los jugadores de póquer deben conocer. Hay demasiadas probabilidades en su contra como para revisar todas y cada una de las manos. Por eso, como regla general, no debe pasar mucho tiempo pensando en su mano inicial antes de decidir si debe jugarla o no. Empiece con la idea de que quiere ganar esa mano, y parta de ahí.

Como regla general, no debe jugar cartas muy fuertes en la primera ronda. (Las cartas medianas suelen ser las que le permiten tener una lectura de los otros jugadores. Verás, hay muchas manos que simplemente terminan muertas (seguramente la mano inferior a la tuya gana de todas formas). No quieres estar en ese barco, así que quieres jugar el menor número de manos posible.

Cuando esté jugando

Cuando esté jugando con cartas muy fuertes, querrá subir la apuesta. Querrá que sus oponentes se retiren, pero querrá que se retiren desde una posición en la que pueda ver si no tenían nada también. Por lo tanto, si su mano es fuerte, querrá asegurarse de que sus oponentes se retiren desde el principio. Si no consigue las cartas que desea, puede dictar la acción desde el principio, o puede pasar si quiere ver la siguiente carta gratis (puede jugar manos débiles gratis, si quiere).

Cuando tenga una mano muy fuerte (mayor que un 9, y no más de tres iguales), querrá extraer el máximo valor de su mano. Para ello, presta atención a tus oponentes y sugiere empujones o intentos de robar las ciegas del botón y del cutoff si es posible.